• Ana Hidalgo

El resultado del intrusismo profesional


En el siguiente artículo, trataré de poner en evidencia qué es lo que pasa, cuando profesionales que no son competentes en materia ambiental, realizan un trabajo en la materia, amparados por el cajón desastre que permite que prácticamente cualquier persona, pueda realizar un Estudio de Impacto Ambiental o un Estudio Ambiental de casi cualquier tipo.

Es imposible que el resultado sea bueno, pero se permite este tipo de intrusismo favorecido por la presión que ejercen algunos colegios profesionales y por la permisividad de la administración pública, y no debería permitirse que esto siguiera ocurriendo, porque como se pone en evidencia, no todos los profesionales tienen la capacidad para hacer este tipo de trabajos, no tienen la formación, la capacidad de análisis y de propuesta; no tienen la capacidad de entender el por qué de estos estudios, qué sentido tienen y para qué se realizan. En definitiva, una vergüenza para los profesionales en la materia y una falta de respeto hacia quien contrata el proyecto y lo paga.

Comencemos.

El pasado 2015 comenzó a elaborarse el Plan General del municipio de Azuaga, y como no podía ser de otra manera, traté de contactar con la empresa adjudicataria de la realización de dicho Plan para ofrecernos a colaborar con ellos en la elaboración de la parte ambiental, ya que normalmente, este tipo de trabajos son realizados por gabinetes de arquitectura especializados en urbanismo y consultoras de medio ambiente, que trabajan en coordinación. Al menos, esto solía ser así.

No tuvimos respuesta por parte de la empresa adjudicataria, ningún tipo de respuesta… no hubo un “gracias, pero lo hacemos nosotros” o“ya hemos previsto la realización de esa parte con otra empresa”; absolutamente ninguna respuesta.

Así que, como nos quedó claro que no participaríamos de la elaboración del Plan, esperamos poder aportar nuestro granito de arena, si fuera necesario, en las sucesivas fases de exposición pública a las que está sometido dicho proyecto.

Y llego la Aprobación Inicial…

En este caso, yo, azuagueña de pro, profesional del medio ambiente con unos 14 años de experiencia a mis espaldas y unos cuantos PGOU que me han quitado muchas horas de sueño y me han aportado, además de sabiduría, un buen puñado de canas, yo, no daba crédito a lo que veían mis ojos,…

Después de leer el documento de más de 400 páginas de las que casi 300 eran cartas arqueológicas, no podía creer lo que tenía delante de mí, así que volví a leerlo con la esperanza de entender el documento mejor y darme cuenta de que el problema era mío que no lo entendí bien desde el principio. Pero que va, después de volver a leer y tomar notas, estaba claro lo que había pasado.

Cómo explicarlo… Un Plan General establece cuál será la ordenación de un territorio determinado, regula los usos en cada uno de los tipos de suelo que se establezcan y delimiten y proveerá al municipio de nuevas bolsas de suelo urbanizable para satisfacer la demanda de su población tanto en vivienda, como en equipamientos, infraestructuras, suelo industrial, terciario, etc., establecerá protecciones y restricciones de uso en suelo no urbanizable, etc.

Para poder definir esto, es necesario e imprescindible conocer en profundidad el territorio, tanto su medio natural y físico, como su medio urbano, social y económico. Levantar información, analizarla, identificar problemáticas y establecer tendencias de futuro, sólo de este modo se podrán resolver los problemas y necesidades de un territorio a través de la planificación, y solo de esta manera la planificación será la más indicada.

No tiene sentido hacer una planificación sin tener en cuenta las necesidades reales del territorio y sus habitantes. ¿Verdad? Pues más o menos, esto es lo que parece que ha pasado.

Un documento, que debería de ir cargado de información y análisis sobre todos los aspectos que atañen al municipio de Azuaga, está cargado de información errónea, inútil, de generalidades que no aportan nada, de contenido vacío, de “como no sé qué poner, pongo la ley entera”, de “ahora te meto las cartas de los yacimientos arqueológicos, y ahí van más de 200 folios…¡vaya tocho!”, o de, “no he pisado el pueblo, pero seguro que es igual que este otro, así que… va para adelante, copia y pega, que no se va a dar cuenta nadie”, y de, “¿y esto?…pues no se pone y punto, total, si no tienen ni idea”, y finalmente de “jajajaja, ¿has visto?, nos ha quedado un documento gordo, lo han aprobado en el pleno, y sin hacer ni el huevo!! Ya te dije que era dinero fácil”…

Tras comprobar que habían ejercido brutalmente el típico “corta-pega” (que tanto daño hace a la profesión), traté de verificar la información para asegurarme de que habían captado información del municipio. No fue posible comprobar si los datos aportados en el estudio eran veraces o copiados de otro municipio, ya que las fuentes de información no posibilitan su contraste por ser excesivamente genéricas y no apuntar a la fuente exacta. Si fue posible comprobar que parte de la información procedía de otros estudios de otros municipios (por la presencia de nombres, carreteras, descripciones muy alejadas de la realidad de Azuaga, que es Azuaga, no Hinojal, como aparece en el documento).

El estudio no aporta información ni análisis de ningún campo (excepto los yacimientos arqueológicos, de los que aporta gran información, pero no análisis) necesaria y suficiente para poder determinar las necesidades del territorio, y por lo tanto, no posibilita ningún tipo de planificación.

Uno de los aspectos que más me llamó la atención, fue cuando debían analizar los impactos del cambio climático en el municipio, análisis que solventaron diciendo que las emisiones que tienen lugar en el municipio, son las normales del tráfico, y que por lo tanto, y cito literalmente “no existen, ni existirán, posibles impactos ambientales tomando en consideración el cambio climático.”

Esto de "tomando en consideración", no lo termino de entender, pero supongo que ellos tampoco entendieron el objetivo de este capítulo y de ahí “esa gran conclusión”, de la que todavía me estoy recuperando, y es que después de haber diseñado unos 61 Planes de Acción de Energía Sostenible (Covenant of Mayors), para reducir las emisiones de GEI en municipios de todos los tamaños, me quedo perpleja cuando leo este tipo de afirmaciones taxativas sin fundamento, en un diagnóstico de lo que deberían ser las principales afecciones del cambio climático en el municipio, que debería servir para hacer una planificación territorial capaz de ser resiliente a los efectos del cambio climático y asegurar aspectos tan básicos como la confortabilidad de la ciudad (sombras, vegetación, construcción sostenible y adaptada a los cambios, etc.), el suministro de agua, el suministro energético, optimización del consumo, la movilidad sostenible, etc. Saber cuáles son los focos de emisión es fundamental para poder actuar y reducirlos, pero decir, que las emisiones son las normales, no tiene ninguna cabida en un estudio de estas características.

Podría seguir (hasta 41 alegaciones), pero creo que con lo dicho, todo el mundo puede hacerse una composición de lugar del tipo de estudio realizado por esta empresa.

Pretender hacer un trabajo ambiental de calidad, cuando no se comprende el sentido del mismo, es imposible y una falta de respeto a la comunidad de profesionales del medio ambiente. Y esto ocurre, única y exclusivamente, porque el medio ambiente, es el gran desconocido y el gran infravalorado por todos. Porque si no, estas cosas no ocurrirían jamás.

#ordenacióndelterritorio #PGM #Azuaga

54 vistas

© 2015 por Greenlab idea.
 

Extremadura

Estalajes 49, 06920 Azuaga (Badajoz)

Andalucia

San Salvador, 32, 41013 Sevilla

 

615 866 327

687 368 362

greenlabidea@greenlabidea.com

  • Wix Facebook page
  • LinkedIn Social Icon
  • Wix Twitter page
  • Wix Google+ page